2 de septiembre de 2017

Futbol, pasión de multitudes, elogio de la locura.

Posted By: Marisa Belèn Repetto - septiembre 02, 2017

Había un relator deportivo allá por la década del 80 que había llamado al fútbol "pasión de multitudes" y comenzaba de esa manera todos sus relatos.

Ese relator, hoy desaparecido, se llamó José María Muñoz. el "relator de América".

Había un escritor que se llamó Erasmo. Y escribió un libro llamado Elogio de la Locura. Dice al inicio: “Diga lo que quiera de mí el común de los mortales, pues no ignoro cuán mal hablan de la Estulticia incluso los más estultos, soy, empero, aquélla, y precisamente la única que tiene poder para divertir a los dioses y a los hombres.”

Diversión, pasión de multitudes o negocio: qué es el fúbol?

Clubes que gastan (o invierten) sumas despropositadas de dinero, jugadores que ganan sumas igualmente obscenas. Cuás es el límite al fúbol. Y sobre todo del fútbol, como esencia, qué queda.
futbol-generic-entry-point

Futbol, pasión de multitudes, elogio de la locura.

Primero entendamos qué es el fútbol y tal vez entenderemos la voragine de dinero y poder en la que está inmerso.

En toda confrontación deportiva hay una oposición a vencer. Aun en las más solitarias carreras contra el inofensivo reloj. Pero, en los deportes individuales, la oposición directa es pasiva.

En el fútbol toda acción es combativa.

En el fútbol toda acción es combativa. Es oposición total.
Leer también: en los deportes individuales, la oposición directa es pasiva, en el fútbol es combativa, es oposición total.
En el deporte de acción individual nadie priva a nadie de su instrumento competitivo básico.
Si dos pintores concursan a un mismo tiempo y ante un mismo motivo para establecer un circunstancial escalafón de valores artísticos, un pintor no despojará al otro de su pincel.

Un atleta lucha contra la distancia, contra la herramienta, contra la valla, contra la varilla, contra su fatiga... pero sin que un adversario le coarte el movimiento, ni le quite el disco, la bala, la jabalina, la garrocha o el martillo.

La ley del derecho al despojo.

El fútbol se juega con la aceptada ley del derecho al despojo de la herramienta básica de juego.




He ahí —para él, para el rugby, para el basquetbol y todos los deportes colectivos de oposición directa— una condición que hace absurda, imposible, una reiterada pretensión comparativa de muchos espíritus propensos a encandilarse con la luminosidad de la dialéctica tecnológica, que no discrimina entre técnica y humanidad en aquella pretensión de refundir, en un común presupuesto de metodización, a las actividades específicas de un futbolista con las de un operario, las de un atleta de cualquier competición deportiva individual, y hasta las de un artista de comedias.

Esto último es frecuente, y no sólo en neófitos en materia futbolística; aun en supuestamente idóneos en fútbol, sea por debilidad de convicciones o por temor a quedar fuera de época, de no hablar «al ritmo» de una época... embustera. Eufemista.
Futbol, pasión de multitudes, elogio de la locura.Haz Clic para Twittear
Un reconocido cronista deportivo ya desaparecido escribe: ”Se habla de la sistematizada dedicación de cada uno a su oficio (el futbolista ciertamente lo tiene en la sociedad contemporánea) y se asimila a todos a los mismos factores de oposición, pero sin jamás recordarse que mientras en el fútbol se hace fundamentalmente lo que el adversario permite hacer, y después lo que queramos nosotros hacer..., en todos los demás casos de pretendida comparación, la realización humana responde exclusivamente a lo que pueda ser capaz de hacer el protagonista totalmente liberado del riesgo de que alguien lo despoje del piano en que ejecuta la música, del pincel con qué pinta, de la garrocha con que salta o de la bicicleta con que corre”.

En el fútbol es ocioso hablar de una técnica.

Para estos casos puede haber, y asimismo no permanentemente, una técnica. Pero para el fútbol es ocioso hablar de una técnica, de una manera de jugar bien, de una norma para jugar o «ver mejor» un partido, siendo que habrá muchas humanidades fluctuantes, cambiantes, sorpresivas, imprevistas, espontáneas... que impondrán la vigencia de muchas técnicas. La técnica del imprevisto por sobre todos los previstos.

Y más aún: limitando esa técnica al uso de la más indócil de las armas posesivas del hombre, los pies, siempre más indóciles que las manos al ordenamiento del cerebro. La espontaneidad no se puede metodizar en ningún orden de cosas. Además: nunca, en ningún orden de cosas, hemos visto surgir un hombre virtuoso solamente porque «le enseñaron» a ser virtuoso. El cirujano, el músico, el futbolista, todos tienen que nacer virtuosos para llegar a ser virtuosos mediante sus distintos senderos naturales: unos capacitándose, otros manifestándose.
Si te ha gustado el artículo inscribete al feed clicando en la imagen más abajo para tenerte siempreactualizado sobre los nuevos contenidos del blog:
http://deporshow.blogspot.com/feeds/posts/default

A proposito de Marisa Belèn Repetto

DeporShow es un espacio destinado al estudio del uso del lenguaje y de aspectos narrativos y éticos del periodismo en general, y del periodismo deportivo en particular. Es un blog dedicado a todos los deportes, fundamentos técnicos y táctica. Biografías e Historias de Vida. Ilustrado con fotos y vídeos.

Espero que esta publicación te haya gustado. Si tienes alguna duda, consulta o quieras complementar este post, no dudes en escribir en la zona de comentarios. También puedes visitar Facebook, Twitter, Google +, Linkedin, Instagram, Pinterest e Feedly donde encontrarás información complementaria a este blog. COMPARTILA EN!

4 commentarios:

  1. Hoy hay personas que nacen virtuosas, pero con paciencia y dedicación de parte de los seres humanos involucrados se puede enseñar con técnicas y los elementos necesarios y adecuados que se formen grandísimos jugadores que tal vez no sea tan virtuoso pero no descompagina el juego.
    Lo que tiene el fútbol es también dedicar mas tiempo a formar no solo a los virtuosos sino dedicarle tiempo a los interesados en el juego, YA QUE ES UN NEGOCIO y de el no puede ser que solo se busque a un virtuoso, en una fabrica produzco elementos y la excepción es la falla, y se descarta, aquí en el fútbol solo queda el virtuoso, por lo cual visto de esta forma la fabrica daría perdida, a pesar de la cantidad de millones y millones de dolares que se mueven detrás, pero se invierte muy poco en la formación y no se tiene paciencia ni se espera, tenemos un juego perverso que solo importa llevarme mi parte.
    Si se apuesta y algunos países así lo han visto y entendido Alemania por ejemplo, y la inversión es un porcentaje importante en la formación y reeducación del deportista en todas sus formas y mezclando ideas, entrenamientos y táctica y técnicas de distintos deportes se llega a lograr un deportista y un gran futbolista que no sera virtuoso pero sabrá desempeñarse en una cancha de fútbol, no valdrá 200 millones de dolares tal vez solo llegue a valer el 10℅ de eso pero la fabrica sigue produciendo y no cierra las puertas eso debería pensarlo el club en políticas a largo plazo y no a la gestión del presidente actual. Luis Villaverde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelentes deducciones Luis Villaverde, absolutamente compartidas. Saludos.

      Eliminar
  2. Es verdad, el Gordo Muñoz fue el que inventó "pasión de multitudes". Excelente artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Fausto, fue José María Muñoz. Era la introducción de cada transmisión deportiva a cargo de Ricardo Jurado

      Eliminar

Copyright © 2015 DeporShow

Designed by Templatezy